Sujetador de encaje: prenda estrella de la semana

sujetador de encaje

El sujetador es sin duda la prenda interior de la que más existen más variantes y modelos en el mercado de la lingerie femenina: sujetadores con aros, sujetadores autoadhesivos, sujetadores con relleno, sujetadores con push up… ¡la lista es interminable! Pero de todos ellos, nos quedamos con el más irresistible y sensual de todos: el sujetador de encaje.

Encaje + negro = la fórmula perfecta para seducir.

La lencería sofisticada atraviesa un momento dulce. ¡Incluso las adolescentes, que visten tejanos desgastados y deportivas prefieren usar en su interior un sujetador de tul o encaje con tanga a juego!

En los últimos años, la relación de las mujeres con la ropa interior ha cambiado de forma drástica. Si hasta hace poco tiempo el sujetador y la braguita eran simplemente piezas de ropa interior, ahora estas prendas se han convertido en herramientas versátiles que se utilizan con muy diferentes propósitos. ¡Por ejemplo para seducir!

sujetador encaje

La evolución del sujetador de encaje

En los años setenta, el uso del sujetador sufrió el menosprecio de las mujeres, ya que la teoría  feminista de la época lo consideraba un instrumento opresor. Tuvimos que esperar a que en la década de los ochenta volviera a convertirse en el máximo símbolo de feminidad y coquetería. Y con nuevos diseños y tejidos súper sensuales  como el tul y el dentelle. El sujetador con encaje, puntillas y transparencias comenzaba a escalar posiciones hasta convertirse en la prenda más icónica y glamourosa.

En los noventa, la lencería ultrafemenina vivió un auténtico boom, con verdaderas obras arquitectónicas que realzaban las curvas femeninas. ¡El sujetador de diseño acababa de nacer!

¿Diseño? ¿encaje? ¡Algo tan sofisticado no podía permanecer escondido! ¡Si hasta el mismísimo Gaultier diseñó sujetadores vanguardistas para los espectáculos de Madonna! El sujetador se convirtió en una prenda tan sofisticada y versátil que servía tanto para interior como para exterior. Y un detalle importante: los datos señalan que la mayoría de ellas (¡y ellos!) prefieren el sujetador de encaje para vestir o regalar.

Delicado objeto de deseo

Cuando una mujer pone sobre su piel la delicadeza del encaje, se transforma en una auténtica diosa de deseo. No solo te ves guapa y atractiva sino que tu sensualidad se refuerza. Te sientes más segura de ti misma y sientes que puedes con todo.

Recuerda que para que tu sujetador de blonda te siente como un guante debes llevar la talla correcta. En nuestro artículo Tallas de GretaQ.com te explicábamos paso a paso la forma de hacerlo. Utilizar la talla adecuada es importante no solamente para tu estética sino sobre todo para tu salud.

Si te gustaría añadir a tu lencería una o varias de estas deliciosas piezas, entra en nuestra tienda online y descubre la selección más irresistible: toda nuestra selección de sujetadores de encaje procede de las mejores firmas de lencería americana. ¡Seguro que los desearás todos! Siente su sensualidad en tu piel al mejor precio, con todas las garantías de la mejor calidad y diseño.

GretaQ: ¡Tu lado más sexy!

sujetador de encaje

Deja un comentario